Así es como posiblemente seremos en el año 2768

Según un artículo encontrado del siglo pasado (con escaso rigor científico, ni siquiera hipotético) el ser humano evolucionará físicamente para hacer frente a un mundo altamente contaminado y tóxico. ¿Estamos hablando de una selección natural del hombre? Quizá.



 



La publicación fue realizada en la antigua Unión Soviética por el Dr. WS Goker.


1. Ojos. Con el fin de soportar el contacto con contaminantes en la atmósfera, el ojo humano será similar al de cerdo. Una membrana transparente (que ahora se puede encontrar en la esquina interna del ojo), será más grande y servirá como un segundo párpado.

2. Nariz. Aumentara de tamaño y tendrá un sistema de compartimentos y filtros para limpiar mejor el aire. Por la misma razón, los pelos de la nariz se volverán más gruesos y más largos.

3. Pulmones. Aumentan de tamaño y se conectarán al sistema circulatorio, lo que permitirá la extracción de aire de una pequeña cantidad de oxígeno.

4. Hígado. Su capacidad para limpiar la sangre aumentará dramáticamente hasta convertirse en un órgano más eficaz para el filtrado de sustancias venenosas.


5. La piel se vuelve más brutal, con áreas calcificadas para evitar quemaduras por sustancias químicas contaminantes en la atmósfera.

6. Apéndice. Dejará de tener una función superficial, ayudando a transformar cualquier tipo de alimento vegetal (una vez que la carne se convierta en no apta para su consumo debido a la contaminación).

7. La estructura ósea. Será más ligera y más frágil debido a la relativa falta de vitamina D (la reducción de la cantidad de luz solar y la mala alimentación).

8. Cabello. Desaparecerá debido a un fuerte calentamiento global.
9. Orejas. El aumento de ruido dará lugar a la formación de pliegues en los oídos, haciéndolos más similar a los del perro. Una persona podrá elevarlos para escuchar mejor y bajarlos para reducir el ruido de flujo.

10. Temperamento. El hombre va a ser un poco loco. Esto es debido a la presencia de sustancias tóxicas en los productos alimenticios (que contienen un alto porcentaje de mercurio).

11. Aparatos respiratorios. Inmediatamente después del nacimiento, el hombre necesita una unidad especial de respiración, que le ayudará a sobrevivir las primeras semanas de vida.

12. Riñones. Adquirirán una nueva función – la extracción de agua de la orina y la conservación del agua en el cuerpo. En lugar de líquido, la persona va a orinar en una especie de puré, compuesto de ácido úrico y sustancias tóxicas.